La ONU estimó que 18.000 rohingyas huyeron hasta hoy de Myanmar a Bangladesh

La ONU estimó que 18.000 rohingyas huyeron hasta hoy de Myanmar a Bangladesh

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el organismo de la ONU para la migración, anunció hoy que calcula que unos 18.000 rohingyas huyeron a Bangladesh en las últimos días desde Myanmar desde el viernes, cuando estalló el peor brote de violencia en cinco años ya causó más de cien muertos.

“Hasta el momento han entrado 18.000 en Bangladesh desde el pasado viernes (…) Estos 18.000 son un número estimado”, afirmó en una conferencia de prensa Sanjukta Sahany, encargada de la OIM en el distrito de Cox’s Bazaar, en el sureste de Bangladesh, cerca del límite con Myanmar.

Sahany, que acababa de anunciar en una rueda de prensa en Cox’s Bazaar la llegada de los 18.000 rohingya, aseguró que por el momento han sido capaces de responder a la oleada de refugiados y darles apoyo.

Dacca se resiste a aceptar a los refugiados y sus fuerzas de seguridad, desplegadas sobre todo a orillas del río Naf, frontera natural entre Bangladesh y Birmania, intentan repeler su entrada al país, pero no logran impedirla por completo.

Otros rohingyas también mueren en el intento de llegar a Bangladesh, como los cuatro cuyos cuerpos rescató del limítrofe río Naf la guardia de fronteras de Bangladesh (BGB), según declaraciones de su comandante regional local Ariful Islam, informó la agencia de noticias EFE.

El militar también señaló que en los últimos días las fuerzas de su país impidieron a casi 600 rohingyas cruzar el límite internacional. El medio local bdnews24, sin embargo, eleva a 1.081 el número de rohinyás expulsados de regreso a territorio birmano en los últimos días.

Hasta ayer, las estimaciones de la ONU eran mucho más conservadoras y llevaban la cifra de rohingyas desplazados a 5.200.

Pero ya en ese momento la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) dijo que la inestabilidad en la zona hace que el acceso a los civiles sea muy difícil, por lo cual no puede estimar de manera fiable el número de víctimas, ni de los nuevos desplazados.

“Vemos informaciones muy amplias y diferentes sobre las víctimas, pero hay restricciones para el acceso, tenemos poco personal allí y nos preocupa su seguridad, así que no podemos pronunciarnos sobre esto”, comentó ayer el portavoz del Acnur, Adrian Edwards.

El conflicto se reactivó debido a que el llamado Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA) lanzó una serie de ataques contra puestos policiales y militares en Rakhine (oeste de Myanmar) y las fuerzas armadas recibieron orden de responder a esos actos.

La nueva ola de violencia que afecta a los rohingyas ha causado alrededor de 110 muertos desde el pasado día 24.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ha solicitado a Bangladesh que abra sus fronteras a los rohingyas, a los que han acogido durante décadas, y a donde habían cruzado ya alrededor de 85.000 miembros desde octubre de 2016, cuando otro ataque de rebeldes desencadenó una fuerte represión.

Más de un millón de rohingyas se apiñan en el selvático y lluvioso estado de Rakhine, entre la cadena del Arakán y el golfo de Bengala, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos de desplazados.

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes