Sobre Julian Assange y el periodismo

El martes 17 de marzo, entre 200 y 300 personas se manifestaron en Londres para exigir al gobierno británico que bloquee la extradición del fundador de WikiLeaks Julian Assange, quien es buscado en Estados Unidos por una filtración masiva de documentos confidenciales. Tras una larga batalla legal, la justicia británica autorizó formalmente el 20 de abril la entrega del australiano de 50 años a la justicia estadounidense. Antes de reflexionar sobre el porqué todo el mundo debe de poner especial atención al desarrollo de estos eventos, es necesario recordar quién es Julian Assange y que fue lo que hizo para enojar a los gringos.

Assange es un activista, hacker y periodista australiano, que durante mucho tiempo se dedicó a obtener y filtrar información confidencial que él creía que el mundo debía conocer. En 2006, creó la página de WikiLeaks en la que hackers, agentes encubiertos y topos, podían subir documentos confidenciales, pero de interés público con la garantía de permanecer anónimos, ya que Assange tomaría las responsabilidades por la publicación de los archivos. Era un sitio con una misión idealista de construir un mundo transparente, donde este garantizado el acceso a la información, exponiendo la corrupción y todo tipo de secretos de los gobiernos, incluso el lema del sitio es “We Open Governements” (Abrimos gobiernos).

Por mucho tiempo WikiLeaks permanecería como una página más en todo el internet, pero cobraría mayor relevancia en 2010 cuando la agente de inteligencia Chelsea Manning, horrorizada por los reportes que estaba leyendo, descargó miles de documentos clasificados de computadoras militares y los subió directamente a WikiLeaks. Los documentos contenían información sobre muchas operaciones del ejercito estadounidense en la guerra de Irak y Afganistán, incluidos toda una serie de crímenes de guerra.

Tras la revelación de estos documentos, Julian Assange fue acusado en Suecia por abuso sexual en 2012. Temiendo que todo era una conspiración para extraditarlo a Estados Unidos por la filtración y publicación de 90,000 archivos confidenciales, Assange logró refugiarse en la embajada ecuatoriana en Londres, donde se le otorgó asilo político y estuvo recluido por más de 7 años. Finalmente, las autoridades ecuatorianas lo expulsaron de la embajada en 2019 e inmediatamente fue arrestado por la policía británica, poco tiempo después, el gobierno estadounidense solicitó su extradición.

¿Cuáles son los cargos que se le imputan? Assange es acusado de 18 delitos, los cuales pueden ser divididos en tres categorías: hackeo, espionaje y publicación. Los últimos dos vinculados al “acta de espionaje” creada en 1917 con el propósito de castigar a empleados del gobierno que ayudaran o revelaran secretos a otra nación durante la Primera Guerra Mundial. Aunque Assange nunca ha trabajado para el gobierno norteamericano, se le imputan esos cargos por ayudar Chelsea Manning a publicar los documentos confidenciales, aplicando el principio de la ley federal estadounidense de que, si ayudas a cometer un delito, se te imputara como si tú lo hubieras cometido.

¿Por qué es importante este caso y por qué no debemos ignorar lo que esta sucediendo en torno a Julian Assange? Porque en caso de llegue a ser extraditado y condenado, sentaría un grave precedente en contra del periodismo, la libertad de expresión y el acceso a la información. Cualquier país podría ejercer presión para reprimir el periodismo fuera de su territorio, solicitando la extradición de esa persona. Más grave aún, se estaría condenando y persiguiendo la publicación de información de interés público, una cosa que cualquier periodista serio realiza día con día, incluyendo la protección del anonimato de sus fuentes. Por estas razones es que el caso Assange es importante, el acceso a la información, la libertad de prensa y de expresión, así como la garantía de no ser perseguido por publicar un artículo, son condiciones sin las cuales no puede existir el periodismo. Y solamente con un buen periodismo es que de puede mantener al gobierno vigilado y rindiendo cuentas.

Por José Ángel Ruíz Cuevas

@AngeloRuiz96

Comenta
Spread the love

Check Also

Ucrania y Rusia: la añeja historia

La Rhus (arbusto leñoso) de Kiev existió del siglo IX al XIII. Fue una federación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.