Humboldt, la desigualdad y la dictadura perfecta

En 1803 procedente de Perú llegó Alejandro Humboldt. Tras su recorrido por diversas regiones de la entonces Nueva España, concluyó: «México es el país de la máxima desigualdad. En ninguna parte es más espantosa en la distribución de fortunas, civilización, cultivo de la tierra y población».

Epitafio de 300 años de saqueo y esclavitud ejercida por España. Recordemos que la desigualdad impulsó 7 años después la Guerra de Independencia. La misma desigualdad lanzó a las armas a los liberales contra los Reaccionarios en la Guerra de 3 años. La Revolución Mexicana perseguía reducir la brutal desigualdad social: 800 latifundistas reinaban en el campo. Sus programas se plasmaron en la Constitución Política de 1917.

El caudillismo y el Maximato norteños restauraron los Jefes Políticos regionales para aplacar a los levantiscos «generales» revolucionarios ambiciosos. Cárdenas deportó a Calles y designó en las regiones personas de su confianza.

Me tocó conocer algunos. Chema Rodríguez en su ejido «El Manantial» y Arturo Orona en La Laguna, fueron ejemplo de líderes campesinos. En la Tierra Calentana de Guerrero tuvo su representante y en diversas regiones.

Todos cardenistas respondieron al ideario del General. Repartió 19 millones de hectáreas de tierras de primera calidad con agua y crédito, asesoría técnica y apoyo a la comercialización. Creo la Comisión Federal de Electricidad, multiplicó caminos, educación etc, y los efectos fueron que creció la economía y mejoró el nivel rural y urbano de los pobres. Apoyó a los trabajadores, esto derivó en que se atenuó la desigualdad social y la lucha de clases o sea la llamada polarización. Entonces a Cárdenas y su gobierno los llamaron en el mundo, comunistas.

Hubo colaboradores de Cárdenas contrarios a su política. Era su ELEFANTE REUMÁTICO: LA BUROCRACIA. Al irse empezaron las «chuecuras» contra campesinos. Su sucesor Manuel Ávila Camacho torció el rumbo de la Revolución Mexicana. Elevó la indemnización a extranjeros por la expropiación de la Industria Petrolera. Redujo el reparto agrario. Se sumó a su sucesor el «modernizador Miguel Akeman y se desataron los burócratas/empresarios. A los trabajadores se les obligó «a sacrificarse por el bien de México» Se inició el derroche nacional. La industrialización coinversiones extranjeras y se creo un ambiente que derivo en «la Dictadura Perfecta» apodada por Vargas Llosa.

De ahí en adelante, de 1946-2018, los identificados con la Dictadura Perfecta se enriquecieron como banda de malhechores y protegieron alentaron, disfrutaron y magnificaron la DESIGUALDAD. Salinas realizó un acto de magia: inició el sexenio con un Multimillonario y terminó con 24 multimillonarios FORBES. Y los pobres crecían en número, en pobreza y hambre y México recuperó uno de los primeros lugares mundiales en DESIGUALDAD SOCIAL.

Es extraño que la peor desigualdad origine POLARIZACIÓN, lo raro es que no llegó la violencia social generalizada. Y «en eso llegó Andrés Manuel» y el pueblo oyó sus mensajes y votó ABRUMADORAMENTE por él. Y en sus mensajes y programas busca atenuar, reducir la desigualdad, arrancando la hiedra de la CORRUPCIÓN.

Pero la herencia de la corrupción neoliberal fue una profunda abismal desigualdad. Cuando surgió el zapatismo mi reacción fue «¿Levantamiento? Debería ser Revolución» Pero diría Martí: «aun no es el tiempo de los hornos cuando solo se ven llamaradas»

Primero la Dictadura Perfecta fertilizó la desigualdad para beneficiarse de ella. Hoy los beneficiarios de la desigualdad, extranjeros y nacionales procuran cuidan y defienden a los herederos de la dictadura perfecta. Simbiosis de la corrupción.

Comenta
Spread the love

Check Also

Guelaguetza, ¿para quién?

Comenzaron los festejos en el margen del Lunes del Cerro. Después de dos años obligatoriamente …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.