Denuncian a celadores del penal de Miahutlán por corrupción, venta de drogas y protección; mandaron a golpear a quienes los denunciaron

Familiares de internos recluidos en el Centro de Reinserción Social (CERESO) número 3 de Miahuatlán de Porfirio Díaz, denunciaron a comandes y celadores, por abusos, hostigamiento, corrupción y violación a sus Derechos Humanos tanto de los internos como a sus familiares, por lo cual piden la ayuda de instancias internacionales de Derechos Humanos y al director, Jaime Cohetero Vásquez.

Según el expediente con Folio 2022/27784 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), al interior del penal, existe abuso de autoridad, sobornos para las visitas conyugales los cuales van desde los 500 hasta los mil pesos, mismos que cobran los comandantes de área y celadores de diferentes puntos.

Además, en la queja con fecha 28 de marzo de 2022 registrado en la Ciudad de México, señalan a los mismos celadores de venta de estupefacientes, protección y “sembrar” droga en los dormitorios de los presos para posteriormente hacer revisiones e imponerles castigos, mismos que les ofertan ser retirados a cambios de cierta suma de dinero, o de lo contrario son llevados por 15 días a una celda de castigo, donde son golpeados y se les niega el agua, vestimenta y comida suficiente, además de estar esposados.

 

Mandan a golpear a familiares de presos

Tras los constantes abusos, las familias de los reclusos se quejaron primeramente  ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) y al enterarse los afectados, mandaron a golpear a quienes denunciaron.

Según la Carpeta de Investigación 37001/CODDI/OAXACA/2021, los celadores proporcionaron el tarjetón donde vienen los datos personales de los familiares que acuden a visitar a los presos, y con esa información mandaron a personas a los domicilios de los quejosos, dejando lesionada con arma blanca a una mujer embarazada.

De igual forma, los custodios de la zona de castigo y patio cuentan con señalamientos de pedir cuota a quienes venden productos al interior, o pedir insumos a las familias para revenderlos en el penal.

Dos de los Comandantes señalados de controlar a los celadores señalados y vender protección en el penal responden al nombre de Rufino N.N., y  Héctor N.N.

Finalmente, denunciaron que el penal carece de servicio dental, médico, psicológico y se niegan a registrar a los menores que nacen con sus papás recluidos, situaciones que viven desde hace tres años.

Comenta
Spread the love

Check Also

Escuela de Comunicación de la Anáhuac Oaxaca obtiene certificación internacional por la AMIPCO

San Raymundo Jalpan a 16 de junio del 2022. Con el objetivo de promover el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.