Sobre la hipocresía de Occidente

El peor escenario posible se hizo realidad, el conflicto entre Rusia y Ucrania escaló a una guerra total. Las tropas rusas comenzaron una ofensiva militar con el propósito de “desmilitarizar y desnazificar Ucrania”, de acuerdo con el gobierno ruso esto solo se trata de una operación pacificadora para proteger a las poblaciones de las regiones separatistas de Lugansk y Donetsk. Ya había hecho un breve análisis sobre las causas y orígenes del conflicto por lo que en esta ocasión aprovecharé este espacio para condenar las acciones del gobierno de Vladimir Putin, porque no importa desde que país provenga todas las acciones imperialistas en cualquiera de sus formas, deben condenarse.

Pero, también hay que decir que desde las más altas esferas de poder de la OTAN y de Estados Unidos se está manifestando una serie de acciones y discursos que muchos internautas no han tardado en calificar de hipócritas. Al día de que se escriben estás líneas, Ucrania ha quedado completamente abandonada a su suerte en este conflicto, aquellos apoyos prometidos por parte de la Unión Europea en caso de una invasión quedaron en solo palabras. Su apoyo ha quedado limitado en iluminar monumentos históricos con la bandera de Ucrania y enviar algunas armas que incluso algunos medios han calificado de “obsoletas”.

No me imagino la frustración que debe sentir el pueblo ucraniano a leer los encabezados de los medios de comunicación occidentales que dicen “Estados Unidos y aliados aplican sanciones históricas a Rusia: Congelan cuentas y activos de Vladimir Putin en Europa”, como si realmente esas acciones fueran a afectar de alguna manera al oligarca ruso.

Mientras tanto, el presidente ucraniano Volodomir Zelensky, ha pedido a los países occidentales que se aísle a los bancos rusos del SWIFT, el sistema de pagos y transacciones de divisas internacionales, para así realmente causar daños considerables a la economía rusa. Sin embargo, los gobiernos de occidente expresaron que “aún es demasiado pronto para considerar esa decisión tan drástica”, en el mismo momento en el que los misiles están cayendo sobre Kiev y sus ciudadanos se refugian en las estaciones del metro de la ciudad.

Lamentablemente, no es la primera vez en la historia en que se suscita este tipo de escenario, recordemos agosto del año pasado, fecha en la que el ejército estadounidense se retiró de Afganistán abandonando al gobierno de Kabul para que fuera derrocado al poco tiempo por el Talibán. Todos los esfuerzos por pacificar la región y construir un gobierno plenamente democrático se desvanecieron en la arena en menos de un mes con una retirada más desorganizada que aquella de Saigón en la Guerra de Vietnam.

Otro caso fue el del pueblo kurdo en Siria, en el que los soldados estadunidenses recibieron la orden de retirarse en 2019 como parte del plan de “traer a nuestros soldados a casa” del expresidente Donald Trump. El ejército kurdo fue un elemento muy importante en la larga guerra contra el Estado Islámico y el régimen del presidente sirio Bashar al Assad, los kurdos pelearon codo a codo con los gringos para enfrentar ambas amenazas y al final fueron igualmente abandonados.

Al minuto de que se retiraron las fuerzas occidentales, las fuerzas armadas de Turquía entraron al territorio kurdo y comenzaron una campaña genocida en su contra bajo el pretexto de construir una zona de seguridad para la frontera turca. Al final los kurdos no tuvieron otra opción más que pedir apoyo a los rusos para protegerlos de esa masacre.

Casos que muestran esa hipocresía de occidente se repiten alrededor del mundo. Yemen es un país que ha sufrido bombardeos y una ocupación directa en su territorio por parte de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Es una “invasión” que ha sido auspiciada por los Estados Unidos y ninguno de los dos países ha recibido una sanción significativa. Otro ejemplo y uno de los más polémicos en los últimos 50 años es el de Israel, quien, de manera impune, continúa ocupando ilegalmente territorios en Cisjordania y la Franja de Gaza, construyendo todo un sistema que solo puede ser calificado como un apartheid en contra de los palestinos.

Cuando los países miembros de la OTAN expresan que las alianzas son el activo más valioso que se tiene en cualquier conflicto, es necesario recordarles todas las traiciones y abandonos que han cometido y que lamentablemente han minado la confianza en los valores occidentales.

Por José Ángel Ruíz Cuevas
Twitter: @AngeloRuiz96

Comenta
Spread the love

Check Also

Ucrania y Rusia: la añeja historia

La Rhus (arbusto leñoso) de Kiev existió del siglo IX al XIII. Fue una federación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.