Rusia, OTAN y Ucrania, La Importancia de una buena narrativa.

Nombre: José Ángel Ruíz Cuevas

Twitter: @AngeloRuiz96

Continuando con nuestro análisis de la situación actual en Europa del este, es importante preguntarse ¿Cuál es el objetivo final del presidente ruso Vladimir Putin? Sus intenciones concretas, así como las metas que pretende lograr en este juego geopolítico, continúan siendo un completo misterio para los países occidentales. Sin embargo, se pueden vislumbrar parte de esos objetivos a través de algunas de sus acciones pasadas y analizando algunas de las declaraciones que se han hecho desde el kremlin.

Resumiré concretamente las posturas de cada uno de los actores involucrados en esta coyuntura. Comencemos retomando las demandas que ha hecho Rusia hacia la OTAN, la más importante es la garantía de que Ucrania jamás podrá unirse a la alianza militar con el propósito de evitar el posicionamiento de fuerzas militares potencialmente hostiles tan cerca de la frontera rusa y para asegurar que la nación ucraniana continúe bajo la esfera de influencia de Moscú. Mientras tanto, Estados Unidos declara que no puede garantizar dicha demanda, argumentando que cada país es soberano y por lo tanto Ucrania tiene el derecho de construir alianzas con quién quiera. Por su parte, Ucrania busca separarse por completo de la influencia rusa y garantizar su status independiente formando vínculos con occidente. Todas estas posturas son defendidas fervientemente mediante discursos políticos articulados en narrativas específicas para defender los intereses de cada nación en este conflicto.

Articular un discurso político siempre es importante por el gran impacto que estos tienen, sobre todo en épocas de crisis, una buena narrativa asegura el apoyo de diferentes grupos de poder y de la población en general para así poder ejecutar una agenda política. Por lo tanto, para tener un mejor panorama que nos permita comprender la coyuntura actual en la frontera ucraniana es importante realizar un análisis de las diferentes narrativas con las que los países involucrados buscan justificar sus acciones y obtener el apoyo de sectores específicos.

El discurso ruso ha girado en torno a dos temas importantes, la seguridad nacional y el pasado histórico del pueblo ruso, el primero es simple, a los rusos le preocupa tener bases y armas “enemigas” tan cerca de sus ciudades más importantes. Por el lado del pasado histórico, Putin ha articulado una narrativa con el que reclama que el pueblo ruso y el pueblo ucraniano deberían estar bajo una sola nación, ya que comparten el mismo origen desde la época medieval cuando existía un reino llamado la Rus de Kiev. Con esa narrativa Putin busca obtener el apoyo de ciertos sectores que la población ucraniana que se identifican étnicamente como rusos y así poder anexar ciertas regiones con mayor facilidad, eso pasó en Crimea, Donbas y Donetsk, regiones que prácticamente se han independizado de Ucrania para unirse a Rusia.
Dentro de estas regiones separatistas la narrativa que se ha articulado es bastante interesante, tanto elites políticas locales como la población de estas zonas comparten la opinión de que el gobierno ucraniano ha sido ocupado por fascistas desde 2014, cuando las protestas en la capital tumbaron al gobierno prorruso, por lo que con su discurso buscan justificar su unión con Rusia apelando al pasado soviético y argumentando que Ucrania es ahora un país gobernado por tiranos corruptos.

Por su parte el discurso de la OTAN y particularmente de Estados Unidos, hace un gran énfasis en defender la soberanía y la democracia de Ucrania, defender el derecho de su población a elegir a sus gobernantes y no dejar que el gobierno sea ocupado por títeres rusos. Un discurso bastante simple, pero que es suficiente para unir a todo el bloque occidental en contra de un enemigo especifico y que justifica la venta de armas a Ucrania bajo el argumento de que son necesarias para defenderse.
Para finalizar, hablaremos del discurso del gobierno ucraniano quien ha sido claro en su postura al buscar una mejor relación con occidente para asegurar su independencia. De manera local el presidente de Ucrania ha hecho llamados a su población para defender su país, se hace uso de una narrativa nacionalista con el fin de movilizar a la población a alistarse a las fuerzas armadas y esta estrategia ya ha demostrado tener éxito.

De acuerdo con una encuesta, el 33% de la población estaría dispuesta a tomar las armas para luchar contra los rusos y varios grupos de voluntarios ya se han movilizado a las regiones más cercanas a la frontera para recibir entrenamiento militar. Sin lugar a duda los discursos tienen un gran poder de influencia sobre las personas y estos siempre serán utilizados para poder llegar a los objetivos políticos planteados.

Comenta
Spread the love

Check Also

Ucrania y Rusia: la añeja historia

La Rhus (arbusto leñoso) de Kiev existió del siglo IX al XIII. Fue una federación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.