Elección Oaxaca 2022: Precandidatos ya, ¿Proyectos cuándo?

“No hay viento favorable para el que no sabe a donde va”
-Seneca

Este 5 de junio se elegirá al próximo Gobernador de Oaxaca que llevará las riendas del estado hasta 2028, y las fuerzas políticas estatales que pueden competir ya eligieron a sus contendientes. Y aunque las precampañas apenas comenzaron, con toda la polémica, noticias, encuestas a modo y estrategias de posicionamiento de quienes aspiran, parece que llevamos años de este proceso electoral.

Por MORENA, el Senador Salomón Jara se quedó con la candidatura. Tras un proceso de selección intenso y competido, Movimiento de Regeneración Nacional eligió al candidato para Oaxaca y para los estados que tienen elecciones estatales este año: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Tamaulipas.

La elección de Jara como candidato, a través de supuestas encuestas, no dejó satisfechos a algunos, sobre todo a la Senadora Susana Harp que ha iniciado una serie de recursos legales para detener una candidatura que difícilmente se descarrilará. Así, tomando en cuenta las encuestas, los resultados de elecciones recientes, la inversión en programas sociales e infraestructura del gobierno federal en la entidad, así como la gran popularidad que el Presidente de la República tienen en el estado, Solomon Jara se presenta como el amplio favorito a ganar. Además, junto con MORENA van el Partido Verde Ecologista de México, el Partido Unidad Popular y el Partido del Trabajo.

En el PRI quedó Alejandro Avilés quien ya hace precampaña, buscando competir en un tricolor estatal que yo no cuenta con la fuerza electoral de otros tiempos. La popularidad de MORENA, la incapacidad de generar líderes con proyectos políticos competitivos así como la división interna, han dejado al PRI con poco para competir en términos electorales. Al parecer el impacto de las políticas públicas y programas de gobierno de esta administración estatal, liderada por Alejandro Murat, no se ven reflejadas en apoyo popular y no se han hecho sentir en las urnas, dejando la sensación que en Oaxaca la gente buscará un cambio de colores en palacio estatal.

El Partido Acción Nacional, buscando mantener su registro, compite con Natividad Díaz, diputada local, con un blanquiazul disminuido que sin coaliciones poco podrá hacer. Movimiento ciudadano parece que postulará a Alejandra García Morlan, quien tiene experiencia en la política y podrías sumar algo a los naranjas, aunque más de uno no le perdonan su muy reciente pasado panista. El PRD parece no tener algún proyecto ni mucho que ofrecer, aunque Eloi Vázquez López se inscribió como precandidato. Habrá que esperar como se define, lo que queda del Sol Azteca.

Son estos 4 o 5 nombres los que veremos entonces en la boleta en junio, en una elección que se caracteriza por la amplia ventaja en las encuestas de MORENA en el estado y la evidente crisis que viven sus competidores en Oaxaca, lo que hace pensar que solo una gran sorpresa debe suceder para que Salomón Jara no sea el próximo gobernador del estado. Así que ya tenemos precandidatos, ¿Proyectos? ¿Para cuándo?

La elección estatal de 2022 debería de ser la gran oportunidad de escuchar proyectos que busquen resolver las problemáticas sociales de Oaxaca. Lamentablemente no se ha visto gran avance, ni hay mucho que aplaudir en cuanto combate a la pobreza, infraestructura, democratización, resolución de conflictos y programas sociales con impacto real, en los últimos sexenios estatales. La mayoría de los oaxaqueños siguen en estado de pobreza y las promesas de desarrollo no se han cumplido.

Y si bien, últimamente algunos proyectos como por ejemplo las carreteras están avanzando en su construcción, es gracias al Gobierno Federal y la decisión de Andrés Manuel López Obrador de invertir en el Sur Sureste, con lo que Oaxaca se ha visto beneficiado con avances en proyectos de desarrollo, rubro en donde los gobiernos estatales han quedado a deber.

Administraciones estatales vienen y van, y Oaxaca aún tiene grandes problemáticas y deudas con su gente. La ineficacia de los programas sociales e inversiones de gobierno, la poca transparencia y corrupción en el ejercicio público, el cobro de cuotas políticas que sitúa a titulares de dependencias con gran poder e influencia, pero muy poco conocimiento en puestos claves para el desarrollo del estado, etc. etc., han sido las constantes desde hace décadas en Oaxaca.

¿Será la el proceso electoral 2022 diferente? ¿Se aprovechará la oportunidad para presentar proyectos viables? ¿O solo veremos más promesas incumplidas, gobiernos alejados de la gente y poca transparencia con el presupuesto? ¿Será que ahora si se viene el tiempo de Oaxaca, en donde un gobierno de “izquierda”, de la mano de AMLO, logre encausar al estado en el camino del desarrollo y la justicia social?

Parece difícil creer que con tan solo un cambio de color en palacio estatal se puedan solucionar décadas de una cultura política viciada, considerando además de que quienes aspiran y llegarán, han logrado construir su carrera política dentro de la tradición de la política a la oaxaqueña y a la mexicana. Pero bueno, de que es una gran oportunidad, lo es. Veremos si quienes lleguen estén a la altura de lo que merece Oaxaca y su gente. Veremos si estarán a la altura que exigen la historia, la grandeza y legado de nuestra tierra.

Rodrigo Pacheco Peral
@pachecoperal
www.intencionpolitica.com.mx

Comenta
Spread the love

Check Also

Ucrania y Rusia: la añeja historia

La Rhus (arbusto leñoso) de Kiev existió del siglo IX al XIII. Fue una federación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.