En muletas y con una pierna domina el balón para ganarse la vida

Un balón fluorescente del número 5, un short guinda, una playera deportiva del Borussia Dortmund, un par de muletas y su habilidosa pierna derecha, combinada con los segundos entre el rojo y verde del semáforo, son las herramientas para que Daniel Alonso García, sea el sostén de su familia.

30 segundos son suficientes para acomodar el esférico en el asfalto, subirlo a su espalda y cuello, bajar la pelota hacía el frente y dominar por al menos una decena de veces la bola.

De jinete a malabarista callejero

Hace una década “El Charrito de Santa María”, como era conocido Daniel Alonso en el mundo del jaripeo, tuvo un desafortunado encuentro con un toro y tras un accidente perdió la pierna izquierda.

El originario de Sola de Vega, ajeno a la pasión por el balompié buscó trabajo en su comunidad, pero sólo había labores del campo, lo cual se le dificultaba por su incapacidad, sin embargo, lejos de dejarse vencer por la depresión, emigró a la Ciudad de México en busca de un mejor futuro.

“Llegué a la capital con la idea de vender dulces y sacar a delante a mi esposa e hija, pero ahí conocí a unos chavos que les dicen los mochos y juegan futbol, me enseñaron el arte de las dominadas y a trabajar en los cruceros, por eso le digo a los chavos que todo se puede y no hay límites, tienen que salir a buscarle y no dejarse vencer por la depresión”, relata Daniel Alonso a tres años de ganarse la vida con las dominadas.

A los 31 años, a Daniel se le pude encontrar en diversos cruceros de la capital oaxaqueña, que lo mismo bajo el inmenso sol de Culiacán Sinaloa, o Guadalajara, donde despierta la pasión futbolera de los automovilistas que en varias ocasiones le dan una moneda.

 

Iván Flores Noriega

 

Comenta
Spread the love

Check Also

OAXACA PARTICIPA EN PROYECTO DE LA ONU CONTRA LA CORRUPCIÓN

El pasado lunes 10 de enero el Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.