LACERANTE SITUACIÓN DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA ANTE EL CONSUMO DE LAS SUSTANCIAS NOCIVAS

En la sociedad en que vivimos con el paso del tiempo se han presentado cambios que se han vuelto cada vez más complejos, definitivamente la evolución -sin duda alguna- debe continuar su curso. A partir del análisis de dicho árbol, muchos investigadores concluyen que las culturas han evolucionado hacia una mayor complejidad, siguiendo lentos procesos de fases o etapas.

Sin duda, los cambios sociales generan importantes transformaciones, pero también es importante mencionar que subsisten graves condiciones de desigualdad, exclusión y negación de los derechos fundamentales; con esto, no quiero menospreciar el desempeño del actual gobierno federal, sino todo lo contrario, lo digo en un sentido objetivo, ya que las cosas van avanzando a pesar de las críticas y descalificaciones de quienes con anterioridad han ejercido el poder político, pero sin duda alguna, se requiere de la suma de esfuerzos empezando desde casa, con nuestros familiares, amistades, entre otros actores públicos y privados de la sociedad, para lograr un verdadero cambio social con un eje transversal.

En este orden de ideas, los derechos humanos de la niñez, adolescencia y juventud particularmente de los pueblos y comunidades originarias, son un instrumento que hoy en día, pese a las circunstancias, se menoscaban a cada momento; refiriéndome ya al rubro de la salud pública de la niñez y adolescencia pues están en una inminente riesgo ante el creciente tráfico de estupefacientes.

En este apartado me centraré en los riesgos que acechan a la niñez, la adolescencia y juventud indígenas. Las películas de narcos parecieran una ficción alejada de toda realidad que no parece importar, porque son simplemente películas. Pero en los libros que últimamente ha publicado Anabel Hernández y otros escritores e investigadores, nos pone en contexto como la sociedad ha estado secuestrada por largas décadas por diversos grupos delincuenciales que amasan grandes fortunas, sin importarles los medios y las víctimas que consumen sus nocivos productos.

En México y particularmente en Oaxaca, el consumo de dichas substancias se ha incrementado de manera considerable entre los menores de edad, información que es registrada por las instancias de justicia como es la #FiscaliaGeneraldelEstado y la #SecretariadeSeguridadPúbica, que tienen claramente detectado en su radar este infame cáncer que mata día a día, sin embargo hasta ahora no han implementado mayores acciones y solo se han concretado a las que tradicionalmente realizan sin mayores resultados; el dato sobre los riesgos pueden ser corroborados en el Informe Mundial sobre las Drogas 2021 de UNODC, donde se menciona que los efectos de la pandemia aumentan los riesgos del consumo de las drogas, mientras la juventud subestima los peligros del cannabis. https://www.unodc.org/…/2021_06_24_informe-mundial…

Las medidas de prevención son acciones que deberían de establecerse como un criterio base para que las autoridades municipales, estatales y federales pudieran acceder a los recursos públicos, por lo que ojala y nuestros legisladores puedan tomar en consideración esto que a gritos exige la sociedad nacional.

La región Ayuuk no es la excepción, por lo que existe la urgente necesidad que las autoridades, las instancias comunitarias, las instituciones educativas y la sociedad civil organizada puedan conjuntar esfuerzos y recursos, para emprender acciones oportunas y de gran escala, que reduzcan los riesgos de que niños, adolescentes y jóvenes sean víctimas del consumo de estas substancias, que provocan graves y muy adversas consecuencias.

Al escribir esto, vino a mi memoria con precisión y claridad las palabras de un hermano Ayuuk , cuando expresó ante la asamblea comunitaria de Santa María Alotepec: “de que sirve tener bellos edificios y gran desarrollo, si nuestra niñez y juventud van a estar hundidos en la perdición”

No pretendo generar polémica con este breve escrito; tampoco deseo que a partir de estas reflexiones se escriban comentarios siniestros y fuera de lugar; mi propósito es hacer consciencia para que juntos podamos rescatar el futuro de nuestra sociedad y no esperemos que otros vengan a salvarnos porque sería seguir con una venda en los ojos, mientras nuestra niñez y nuestra juventud van directo hacia el caos.

Les agradezco por tomarse el tiempo de leer estas líneas, esperando causar alguna reacción o mensaje a las instancias correspondientes.

Vidal Antonio

Comenta
Spread the love

Check Also

Ucrania y Rusia: la añeja historia

La Rhus (arbusto leñoso) de Kiev existió del siglo IX al XIII. Fue una federación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.