“CUARENTA Y SIETE DÍAS DESPUÉS”.

Isidoro Yescas

“Celebro el comunicado del CEN de mi partido sobre la Desaparición Forzada de Claudia Uruchurtu Cruz aunque haya sido 47 días después de su desaparición y un día después de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre este doloroso trance que vive la familia de Claudia”.

Esto lo escribió el miércoles 12 de mayo, en su muro de faceboock, Efraín Solano Alinarez,luchador social y morenista a carta cabal, a propósito del comunicado que ese día había emitido la Secretaría de Derechos Humanos del CEN de Morena para pronunciarse “por la localización de la activista, una investigación imparcial y castigo a quienes resulten responsables, sin importar la bandera política que porten”.

Por más de mes y medio, desde que el 26 de marzo la activista Claudia Uruchurtu desapareció en Nochixtlán, Oaxaca, la dirigencia nacional de Morena había guardado silencio a pesar de que en el caso la principal sospechosa era la presidenta municipal, Lizbeth Victoria Huerta, quien en el 2019, luego de asumir el cargo, dejó el PT para declararse afín a Morena. Sin embargo, de este silencio cómplice también hicieron eco los diputados federales de Oaxaca, los diputados locales y la dirigencia estatal morenista.

Previo a su desaparición, Uruchurtu había denunciado públicamente actos de abuso de poder, corrupción y nepotismo de integrantes del cabildo y la administración de Victoria Huerta. Además, sus denuncias fueron documentadas y entregadas a la OSFEO, la Fiscalía Anticorrupción, al congreso local y organismos fiscalizadores a nivel federal.

Fue en ese contexto que se produjo la desaparición forzada de la activista que muy pronto concentró la atención de organismos defensores de derechos humanos a nivel nacional e internacional, de la ONU y del gobierno británico, esto último porque las dos hermanas de Claudia obtuvieron la nacionalidad de ese país.

Bajo otras circunstancias, y sin la cobertura de los medios nacionales e internacionales, y sobre todo por la presión diplomática del gobierno británico, tal vez este caso de desaparición forzada se hubiera sumado a otros más que han quedado impunes en otros sexenios. No fue así, y con las evidencias presentadas por la familia de Claudia Uruchurtu, finalmente a principios de este mes fue detenida la presidenta municipal y otros funcionarios cercanos. Días después el propio presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que un testigo protegido había revelado que la activista habría sido asesinada. Y para dejar las cosas en claro mandó este mensaje a su partido y a la sociedad: “No llegamos aquí para eternizar la corrupción y la impunidad”.

Aunque tarde, pero finalmente, el CEN de Morena rectificó su error y rompió su silencio luego del mensaje presidencial, no así el senador Salomón Jara quien, primero, intentó derivar la responsabilidad del hecho en la familia Cuevas, viejos caciques priístas del municipio de Nochixtlán, argumentado que la presidenta municipal es una persona honesta y trabajadora (sic) y, luego, aludir a una falta de imparcialidad y “sesgo político” en el caso por parte de la Fiscalía General del Estado.

Lo cierto es que la desaparición forzada y probable homicidio de Claudia Uruchurtu Cruz debe ser esclarecido y castigado con todo el rigor de la ley, pero también debe llamar la atención ciudadana, y de todo el pueblo de Oaxaca, sobre la trayectoria y desempeño de sus autoridades. Está por demás probado que en una elección municipal importa el partido, pero importa más la persona: sus antecedentes, honestidad, ética privada y pública y compromiso con un ejercicio diferente ( al prianismo) del poder municipal.

En Nochixtlán ( como en otra decena de municipios) Morena se equivocó con sus candidatos. La historia no debe repetirse y esa decisión está ahora en manos de los ciudadanos.
Mayo 14 del 2021.

Comenta

Check Also

La Elección Municipal en Oaxaca de Juárez: ¿Se mantiene a 4t o PRI-PAN-PRD les arrebata la capital del estado?

Las elecciones de este año llegan a su recta final y en el estado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *