Y SIN EMBARGO, MORENA VA.

Isidoro Yescas

De todas las batallas electorales que estarán en juego el próximo 6 de junio, por lo menos en la definición del Congreso federal Morena ya prácticamente tiene asegurada su condición de fracción parlamentaria mayoritaria. Eso se desprende de la ponderación de encuestas llevadas a cabo tanto por el sitio mexicano Oraculus como por el diario español El País.
El promedio que Oraculus contabliza arroja un acumulado de 44 por ciento a favor de los candidatos (as) de Morena y un 38 por ciento para el bloque opositor “Va por México”, integrado por el PRI, PAN y PRD.

De su parte, El País registra para Morena una ponderación de 46.7 por ciento y un 37.7 para el bloque opositor (Sin Embargo, 25, abril, 2021).
No obstante, el comportamiento de los electores seguramente será diferente en las elecciones para gobernador y diputaciones locales y bastante atípicas en las contiendas por las presidencias municipales.

Para Morena y demás partidos la elección más difícil e incierta será, de nueva cuenta, la municipal, en donde los ciudadanos(as) suelen valorar más los antecedentes, trayectoria y compromisos de los candidatos o candidatas a la primera concejalía que su militancia, adhesión o simpatía hacia el partido o coalición que los postula.
Y el mejor laboratorio para medir ese comportamiento será Oaxaca que concentra el mayor número de municipios a nivel nacional.
Van dos casos :
Juchitán: aquí la disputa por la presidencia municipal no se definirá entre el retorno del PRI o la permanencia de Morena sino entre éste último partido y el PT y/ o el PES, los tres identificados con el proyecto lopezobradorista de la Cuarta Transformación.

En este municipio las principales decisiones se han procesado a través de las tribus de la COCEI, de ahí que los choques y desacuerdos de sus liderazgos en los procesos internos para la definición de la candidatura municipal derivó en tres opciones: Morena, con Héctor Pineda al frente de la planilla; Gloria Sánchez, arropada de última hora por el Partido Encuentro Solidario (PES) y Emilio Montero, quien dejó Morena para ser postulado por el PT en su intención de buscar la reelección.
Aquí la diferencia y el desenlace se puede expresar tanto en la capacidad de convocatoria de los tres candidatos con el electorado indeciso y la fragmentada

militancia coceísta, como en los controles clientelares y su capacidad de financiamiento y operación electoral . Pineda lleva delantera en lo primero, no así en el control de clientelas ni mucho menos en el factor dinero, en donde tanto Gloria Sánchez como Montero aparecen como los ricos del pueblo y favoritos de las empresas eólicas, demasiado interesadas, por lo demás, en que Montero siga al frente del municipio juchiteco.

Oaxaca de Juárez: contrario a Juchitán, en este caso la disputa sí será entre dos proyectos político-ideológicos: el retorno del viejo régimen, con Javier Villacaña encabezando a la alianza Va por Oaxaca ( PRI-PAN-PRD) y Francisco Martínez Neri, candidato de Morena, promotor de la Cuarta Transformación y con un fuerte liderazgo social y político entre los oaxaqueños (as).

No obstante, es un hecho que ni esto último ni las altas preferencias electorales que Morena tiene en el municipio serán suficientes para ganar una elección en donde el PRI-gobierno y el triunvirato muratista invierten y apuestan todo y con todo : primero, la recuperación del principal bastión del poder político estatal; segundo, la posibilidad de construir una candidatura competitiva para la elección de gobernador para el 2022; y,tercero, la instalación de un contrapeso político real ante la eventualidad de una segunda alternancia en la jefatura del poder ejecutivo para el próximo año.

Las propios juegos dobles del jarismo se constituyen en un obstáculo a vencer pues no puede pasarse por alto que la postulación por la alianza PT-PVEM de la diputada local con licencia,Hilda Luis ( Morena),es parte de un plan con maña para restarle votos a Martínez Neri. Si éste pierde, la aspiración por la candidatura gubernamental del senador Salomón Jara podría reactivarse y, de pilón, alentar también los sueños patrimonialistas del diputado federal del PT, Benjamín Robles Montoya.

Y aún con esos factores adversos, un voto masivo y razonado a favor de Francisco Martínez Neri, sumado a los desprendimientos que ya se están registrando en el PAN y el PRD, podrían inclinar el fiel de la balanza hacia un proyecto de continuidad partidista, pero claramente diferenciado de los yerros que hicieron del oswaldismo un mal ejemplo de gobierno morenista.
Twitter: @YescasIsidoro
Abril 27 del 2021.

Comenta

Check Also

“CUARENTA Y SIETE DÍAS DESPUÉS”.

Isidoro Yescas “Celebro el comunicado del CEN de mi partido sobre la Desaparición Forzada de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *