Atoran en estados medidas cautelares

Atoran en estados medidas cautelares

freedom concept. hands breaking prison bars old background. vector illustration - eps 10

Unidades que se encargan de valorar las medidas cautelares a imputados tienen debilidades, lo que afecta sistema penal, según diagnóstico.

El sistema de justicia penal tiene en las Unidades de Medidas Cautelares (Umecas) de los estados uno de sus eslabones más débiles.

Estas unidades, que se encargan de elaborar el análisis de riesgo de los imputados y supervisar las medidas cautelares dictadas por el juez, presentan numerosos pendientes a un año de la aplicación del sistema.

Un diagnóstico del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señala que de los 32 estados, sólo 3 cuentan con unidades en condiciones intermedias u óptimas (Querétaro, Morelos y Guanajuato).

Del resto, 22 entidades tienen unidades con debilidades y carencias, en 4 operan en condiciones mínimas, y en 3 más no han instalado su autoridad de supervisión obligatoria, por lo que improvisan la función.

Las carencias que presentan la mayoría de las Umecas son, según el diagnóstico, personal e infraestructura insuficiente y falta de capacitación, equipamiento y tecnología.

Álvaro Vizcaíno, titular del SESNSP, afirmó que las debilidades de estas unidades afectan la operación general del sistema, pues entre sus objetivos están poner tope a la llamada “puerta giratoria” y evitar el uso excesivo de la prisión preventiva.

“Es indispensable avanzar en la consolidación de esta pieza y de otras que no fueron correctamente implementadas o que no han terminado de madurar.

“Es una de las piezas centrales a consolidar dentro del sistema de justicia y su correcta implementación va a mejorar la eficacia del sistema”, dijo Vizcaíno.

En entrevista, el funcionario consideró que muchos estados se concentraron más en habilitar salas de audiencia de juicio oral, que en implementar esta pieza central del modelo.

“Una de las principales debilidades del sistema de justicia son estas unidades. Es uno de los componentes que muestran mayores debilidades”, enfatizó el secretario ejecutivo.

Las Umecas deben realizar un perfil del imputado atendiendo a la información de su entorno socioeconómico, antecedentes procesales y comportamiento, con el fin de determinar el riesgo que representa para la víctima, la sociedad y el proceso.

Dicha información se proporciona al Ministerio Público y a la defensa, quienes expondrán ante el juez de control la necesidad o no de imponer una medida cautelar.

Una vez que el juez ha escuchado a cada parte, decidirá si impone o no una medida y, en caso de que decida hacerlo, la Umeca le dará seguimiento y supervisará su debido cumplimiento.

En la medida en que las Umecas cumplan su función adecuadamente, señaló Vizcaíno, sólo quien verdaderamente merezca prisión preventiva será privado de su libertad mientras se desarrolla el proceso penal.

“La consolidación de estas unidades puede ser algo que lleve tiempo, como todo proceso de maduración institucional”, admitió.

En coordinación con la Comisión Nacional de Seguridad, el SESNSP creó un modelo para avanzar en la implementación homologada de las Umecas a nivel nacional.

Dicho modelo establece las características mínimas de equipamiento, infraestructura, tecnología, perfiles de puesto, organigrama y manuales de operación, entre otras características.

About the author

Mario Martínez
Reportero Multimedia. Lic, en Periodismo y Comunicación Colectiva,

Comentários no Facebook