Defensoras indígenas de Guatemala denuncian persecuciones y amenazas

Defensoras indígenas de Guatemala denuncian persecuciones y amenazas

Defensoras indígenas del ambiente en el departamento de Quiché denunciaron hoy en la capital de Guatemala persecuciones y amenazas de grupos fuertemente armados y apoyados por el Ejército.

Aura Lolita Chaves, una mujer maya-quiché perteneciente al Consejo de Pueblos Quichés por la defensa de la vida, la madre naturaleza, la tierra y el territorio, aseguró este viernes en una conferencia de prensa que hay “una estructura violenta que se está activando” en su provincia.

Este grupo, con armas “de grueso calibre vinculadas al Ejército y a funcionarios del Estado”, que les proporcionan dinero, pertenece a varias empresas que talan árboles de forma ilegal en el área, afectando a varios nacimientos de agua que surten de este líquido a las comunidades aledañas.

“Estamos indignados por todo el terror. Es una guerra anunciada pero no públicamente conocida. Es una guerra que vivimos por las empresas taladoras de árboles que se introducen a los territorios de forma violenta”, aseveró Chaves, que critica que el Estado no haga nada y siga excluyendo a su pueblo.

Según su testimonio, el miércoles y el jueves de esta semana un grupo atacó a las mujeres “a mano armada”, disparándoles y amenazándolas con violarlas si seguían en la lucha, motivo que las llevó a refugiarse en las montañas para “resguardar nuestras vidas”.

Pero Chaves dijo estar “muy preocupada” porque en la zona siguen quedando mujeres y familias, por lo que pidió a los pueblos de Quiché unirse y hacer presencia, a la comunidad internacional la exhortó a vigilar este hecho y aseguró que si llega a pasarle algo a ella, a su familia o a las comunidades los responsables son el Estado y las empresas “que generan crímenes en mi territorio”.

Las comunidades afectadas son Las Cafetaleras, Chiché, Chinique, Santa Cruz, Las Cumbres y San Andrés, y según Gabriela Cruz, defensora de Derechos Humanos, los que están causando este daño son “estructuras dentro del Estado, vinculadas al narcotráfico”, y la asociación Forestal de Quiché, que extrae hasta 60 camiones diarios de madera de forma ilícita.

Ella también estaba presente cuando las atacaron esta semana y aseguró tener pruebas de ello. Según relató, el conductor de uno de los camiones, al que identificó como Celso Pérez, la lastimó cuando se dio cuenta de que esta documentado lo que hacían y la amenazó con matarla.

Manifestó además que la Policía Nacional Civil hace caso omiso de sus denuncias, garantizando que el Estado siga actuando “de manera corrupta e impune” al resguardar “a los delincuentes y a los que atentan en contra de la vida de los defensores”.

Pero no sólo hacen caso omiso, sino que además les dejan actuar: “Se ve a todas luces que están de su lado, que los aconsejan” y eso se demuestra, concluyó, con el testimonio de un policía, que le dijo a los sicarios que cuando se fueran podían hacer lo que quisieran.

Según anunciaron presentarán las denuncias correspondientes ante el Ministerio Público (MP-Fiscalía).

Comentários no Facebook