Pronunciamiento del Foro Estatal Sobre Derechos Indígenas

Pronunciamiento del Foro Estatal Sobre Derechos Indígenas

Las Autoridades municipales, agrarias y comunitarias mixes, mixtecas, chocholtecas y zapotecas que nos hemos reunido en el Foro Estatal sobre Derechos Indígenas, celebrada el día 5 de mayo de 2017, después de haber escuchado a ciudadanos expertos en la realidad oaxaqueña y mexicana, que nos han informado de las distintas amenazas y riesgos que se ciernen sobre nuestras tierras, territorios, recursos naturales, formas de organización y en general sobre nuestras vidas, y habiendo dialogado entre nosotros, compartiendo nuestras experiencias, sueños y esperanzas, que muestran que todos estos riesgos están ya en nuestras comunidades y pueblos, realizamos el siguiente,

PRONUNCIAMIENTO

PRIMERO.- Reafirmamos nuestra existencia ancestral, como pueblos indígenas, originarios de las tierras oaxaqueñas, anteriores a la conquista y al establecimiento de las actuales fronteras estatales. Somos dueños de nuestros territorios, de nuestra existencia y nuestro futuro, por lo que exigimos el reconocimiento y respeto a nuestros derechos colectivos y reclamamos nuestra firme participación y representación en las instancias de toma de decisiones en el contexto estatal y nacional.

SEGUNDO.- Manifestamos que estamos alertas respecto de las graves amenazas que se ciernen sobre nuestros territorios, tierras, recursos naturales y en general la existencia misma de nuestras comunidades y pueblos. Continuaremos exigiendo el respeto irrestricto de nuestro derecho de propiedad y posesión ancestrales, por lo que no permitiremos ningún proyecto sin nuestro consentimiento libre, previo e informado. En este sentido exigimos al Estado y las empresas que, en cumplimiento a la legislación internacional, deberán respetar plenamente nuestro derecho a la consulta y consentimiento libre, previo e informado. Animamos y damos un mensaje de aliento a todas las comunidades hermanas que al amparo de estos derechos fundamentales están resistiendo en todos los rincones de nuestro Entidad.

TERCERO.- Expresamos nuestra preocupación que en la actualidad nuestras comunidades padecen graves conflictos, tensiones, divisiones y confrontaciones, propiciados por la empresas y múltiples actores externos que quieren apropiarse de nuestras riquezas y encuentran en la confrontación y divisionismo la mejor forma para allanarse el camino. Por ello, hacemos un llamado a nuestros hermanos a no permitir la división y el encono entre nosotros, que con nuevos rostros desean aniquilarnos; fortalezcamos nuestra unidad pues juntos será más fácil no sólo sobrevivir ante tanta adversidad, sino alcanzar el bienestar comunitario que tanto deseamos.

CUARTO.- En el ámbito político electoral, en el Foro, tuvimos conocimiento de recientes reformas hechas por el Congreso de Oaxaca por el cual se establece la “paridad de sexo” en nuestro municipios, asimismo, una iniciativa de ley por el cual, plantean constituir una nueva instancia que organice, vigile y califique la elección de nuestras autoridades municipales. Sobre ello queremos decir.

Entendemos las razones por las que impulsan la paridad de sexo, pues en la concepción de ustedes, la participación política implica grandes salarios, muchos privilegios y es un escalón para ocupar otros cargos mejor remunerados. En el caso de nuestros municipios es distinto, ahí brindamos un servicio comunitario, en muchos lugares de manera gratuita y en otros, las dietas son meramente simbólicas, por lo que imponernos esta medida significa imponerles nuevas y más graves obligaciones a las mujeres, sin antes haber creado las condiciones para ello, situación por la cual en muchos casos, hay el riesgo de que se simule la participación de la mujer para evitar más cargas de trabajo gratuito.

Reconocemos que en muchos lugares se da la discriminación y violencia hacia la mujer, en otros no se reconoce sus importantes aportes familiares y comunitarios, pero esto no significa que en nuestra concepción la mujer no tenga valor en la vida comunitaria, por lo que hacemos un llamado a las comunidades y municipios en donde se han presentado estos casos, a superarlos y remediarlos a través de sus propias instituciones comunitarias. Sin embargo, imponer una medida al amparo de estos casos, vulnera la libre determinación y autonomía de nuestras comunidades y pueblos, pues no permite que las modificaciones a nuestras normas y formas de organización se vayan dado a nuestros tiempos y conforme a nuestras circunstancias específicas.

Por eso, de manera categórica decimos, si a la participación de las mujeres, no a la imposición de las formas, mecanismos y tiempos. Toda imposición es antidemocratica y terminará por sumarse al contexto de agresión, arbitrariedad y colonialismo al que han sido sometidos históricamente nuestras comunidades y pueblos indígenas.

Denunciamos que el intento de crear una nueva instancia para calificar las elecciones en nuestros pueblos, es una medida que busca la directa y franca intromisión de los partidos políticos en la vida de nuestras comunidades. De esta manera, lejos de mejorar el actual modelo y fortalecer la autonomía de nuestros pueblos, pretenden socavarlo y a nombre de nuestro sistema político electoral, engrosar la burocracia estatal. Por eso rechazamos de manera tajante esta iniciativa y estaremos atentos para que no se apruebe por el Congreso Estatal, máximo que no se ha realizado ninguna consulta a nuestros pueblos.

QUINTO.- Al amparo de nuestro inalienable derecho de libre determinación y autonomía exigimos al Congreso del Estado que consolide y fortalezca los Sistemas Normativos Político Electorales de los Municipios Indígenas de la Entidad, en el actual proceso de reforma a la legislación electoral en el Estado de Oaxaca. En este sentido hacemos los siguientes planteamientos:

El reconocimiento y fortalecimiento de las Asambleas Generales Comunitarias como la institución de máxima autoridad de nuestras comunidades y municipios, para la toma de decisiones en el ámbito político electoral, cuyos acuerdos serán plenamente válidos y deberán ser reconocidos y respetados por el Estado, las autoridades electorales y por terceras personas.

El fortalecimiento del Sistemas de Cargos y Obligaciones Comunitarias, a fin de consolidar nuestras formas de gobierno y organización comunitarias. En este contexto planteamos el establecimiento de normas y medidas afirmativas que garanticen una real y efectiva participación de las mujeres en las Asambleas y en el Sistema de Cargos, dando cumplimiento al principio de la igualdad de derechos.

El respeto irrestricto al tiempo de duración en los diversos cargos municipales y comunitarios, conforme a los sistemas normativos de nuestros municipios indígenas, así como los tiempos y formas de toma de posesión y protesta, garantizando el principio de gratuidad de los servicios comunitarios, en donde así lo decidan libremente las Asambleas.

El establecimiento de formas de participación y representación de las comunidades indígenas en los Ayuntamientos, mismas que deberán ser nombradas o elegidas de conformidad con sus propios sistemas normativos indígenas.

5.- Proponemos que una ve elegidas y nombradas nuestras autoridades municipales en las Asambleas Generales Comunitarias, el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana haga un “Reconocimiento”, en vez de lo que ahora se denomina como “declaración de validez o calificación”, respetando plenamente la autonomía de nuestros pueblos. Como consecuencia, el IEEPCO tendría que expedir “Constancias de Reconocimiento”, en vez de las ahora llamadas “Constancias de Mayoría”.

El principio de la pluriculturalidad debe ser traducida en el ámbito de las instituciones electorales. Por lo que proponemos que en el Consejo General del IEEPCO haya una participación y representación de nuestros pueblos, en particular para la toma de decisiones con relación a los Municipios que se rigen por el Régimen de Sistemas Normativos Indígenas, entre otras cuestiones.

Tambien hacemos un llamado a las instituciones electorales y en particular a los Tribunales Electorales, tanto a nivel local como federal, para que al momento de emitir sus resoluciones respeten la autonomía y formas de organización de nuestros pueblos, buscando la armonía, el equilibrio y la ponderación de los principios de libre determinación, la igualdad de derechos y la voluntad expresada en las Asambleas Comunitarias, en los términos establecidos en el cuarto párrafo de la fracción II del artículo 25 de la Constitución Estatal y la legislación nacional e internacional en la materia.

Exigimos a los partidos políticos, a las instituciones de gobierno, a las empresas y contratistas, y a las organizaciones sociales, que respeten los sistemas político electorales de nuestros municipios indígenas. A todas estas instancias externas les decimos que las mujeres y hombres indígenas somos mayores de edad y tal como nos lo han enseñado nuestros ancestros, podemos decidir libremente nuestro futuro sin ningún tipo de condicionamiento. Por lo que pedimos que en la nueva Ley Electoral y en la Ley Penal correspondiente se establezcan sanciones fuertes para quienes realicen algún tipo de injerencia en las elecciones por Sistemas Normativos Indígenas.

SEXTO.- Nos pronunciamos por un buen gobierno, construido desde los pueblos, un nuevo régimen que respete plenamente nuestros derechos. Exigimos el respeto irrestricto de nuestro derecho de Libre Determinación y Autonomía en todas las esferas de nuestra vida comunitaria. En tal sentido, convocamos a todos los pueblos y organizaciones a mantenernos unidos y alertas ante todos los proyectos que anuncian devastación y muerte a nuestros pueblos. Por todo ello,

EXIGIMOS

Consulta y consentimiento libre, previo e informado antes de emitir cualquier medida legislativa o administrativa. Ninguna ley ni proyecto a espaldas del pueblo;
No a la imposición de leyes, instituciones ni programas de gobierno que sólo traen saqueo y muerte para nuestros pueblos, la humanidad entera y la madre tierra.
Por el reconocimiento y respeto a nuestra libre determinación y
autonomía, en particular nuestras formas de elección y nombramiento de nuestras autoridades.

Si a la vida. Si a la pluriculturalidad. Si a la vida comunitaria de pleno
respeto a nuestra identidad y a la naturaleza.

Ciudadanos, ciudadanas y autoriaddes de las siguientes comunidades y organizaciones: Loma Santa Cruz, Mazatlán; Santa María Matamoros; San Pedro y San Pablo Ayutla; Santa María Huitepec; Santa María Yacochi; San Juan Guichicovi; Santa María Alotepec; San Isidro Huayapam; Jaltepec de Candayoc; Santa María Nativitas Coatlán; San Marcos Moctum; San Juan Bosco Chuxnaban; Santa María Ocotepec; Tlacolula de Matamoros; Zimatlán de Álvarez; Santiago Tilantongo; El Ojite Cuauhtemoc, Tlaxiaco; Santa Catarina Lachatao; Santa María Yavesía; Santiago Tlatepusco; Villa Hidalgo Yalalag; Santiago Tejúpan; San Cristóbal Suchixtlahuaca; San Agustín Tlacotepec; Santiago Yosondúa; Chikava; Yolotepec de la Paz; Magdalena Teitipac; Río Anona Miahuatlán; San Mateo Peñasco, Tlaxiaco; Servicios del Pueblo Mixe; Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo; Comuneros Ayuuk por la Agricultura sostenible, Asamblea Mixe para el Desarrollo Sostenible.

Comentários no Facebook