Reforman hasta 700 veces la Constitución

Reforman hasta 700 veces la Constitución

Con la llegada de Miguel de la Madrid se aceleraron las modificaciones

Los constituyentes de Querétaro no reconocerían la Carta Magna que promulgaron el 5 de febrero de 1917.

Con casi 700 reformas en su haber, la Constitución llega a su centenario llena de duplicidades, contradicciones e inconsistencias.

En un siglo de vigencia, sólo 22 de sus 136 artículos permanecen tal como fueron escritos por los constituyentes. El texto original de la Constitución tenía 21 mil palabras; hoy, tiene 65 mil 447.

Estas continuas reformas y adiciones, concluyen los académicos de la UNAM, Héctor Fix Fierro y Diego Valadés, han dado por resultado “un texto cada vez más extenso, desordenado, asistemático, y descuidado desde el punto de vista técnico”.

Los 19 presidentes que han gobernado México, desde Álvaro Obregón hasta Enrique Peña Nieto, han publicado 229 decretos de reforma constitucional, en los que se registran 699 cambios.

Pero fue a partir de 1982, con la llegada de Miguel de la Madrid, cuando se aceleró el proceso de reformas.

Entre 1921 y 1982, con 13 presidentes se hicieron 213 cambios; a partir de De la Madrid, en seis sexenios se realizaron 486 modificaciones. Pero son Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto quienes concentran el mayor número de reformas, 257 en sólo 10 años.

Si Calderón dejó la Constitución en 54 mil 815 palabras –más del doble de la extensión original–, Peña Nieto –al calor del Pacto por México– le ha añadido 10 mil 632 palabras más. Las últimas reformas constitucionales se publicaron en julio y agosto de 2016 (artículos 73 y 11).

INCONSISTENCIA

Pero una de las reformas que más artículos ha tocado se publicó apenas hace un año, y tiene que ver con la reforma política de la Ciudad de México, que dio pie a la elaboración de la primera Constitución de la capital. Si bien esa reforma se conoce como “la reforma al artículo 122”, en realidad implicó modificar 54 artículos.

Para los juristas, este proceso de reforma permanente ha provocado seis problemas: disposiciones duplicadas, uso variable e inconsistente de la terminología, disparidad en el alcance y profundidad de la regulación, desorden y falta de sistema en la materia regulada, deficiente ubicación de las disposiciones constitucionales, y errores en la actualización del texto. Un problema adicional, destacado por los especialistas, es la presencia de artículos que son, en realidad, auténticos reglamentos llevados a un nivel extremo de detalle.

IGNORAN PROPUESTA

Ya el año pasado, los juristas de la UNAM propusieron a los poderes Ejecutivo y Legislativo una solución: reordenar y consolidar el texto vigente, sin caer en la complejidad política de convocar a un nuevo constituyente.

Pero no fueron atendidos, a pesar de que presentaron a las mesas directivas del Senado y de la Cámara de Diputados, al Ejecutivo y al Poder Judicial, una propuesta ya elaborada que reduciría el texto a 50 mil palabras, reordenaría artículos, capítulos y títulos; zanjaría contradicciones y eliminaría duplicaciones y uso de términos confusos.

Hace un año, en el 99 aniversario de la Constitución, los juristas propusieron a la clase política reordenar la Constitución, como el mejor homenaje a la Carta Magna en su centenario.

Reforma

Comentários no Facebook