Son mexicanos…y son trumpistas

Son mexicanos…y son trumpistas

Betty Rivas, oriunda de Ciudad Obregón, tuvo unos minutos de fama en marzo cuando asistió a un mitin de Donald Trump en Arizona y el candidato republicano la invitó a subir al escenario, entusiasmado por su cartel: “Los latinos apoyamos a D. Trump”.

La mexicana, quien regenta desde hace 20 años un restaurante en Catalina, al norte de Tucson, forma parte del 27 por ciento de latinos en Estados Unidos que, según sondeos, planea votar por el candidato presidencial republicano.

“Una de las cosas que me gustan de él (Trump) es que siento que es una persona como tú, como yo, una gente normal. No es político, pero creo que así, si llega a ser Presidente va a hacer un buen papel, porque va a respaldarse con gente que sabe”, afirmó la sonorense sobre su respaldo al magnate.

El restaurante de Rivas se ha vuelto un punto de encuentro para los republicanos de la zona. Hasta Trump visitará si gana, le dijeron a la paisana personas en contacto con la campaña.

Pero el apoyo a Trump, según cuenta la mexicana, también le ha traído algunos problemas: desde que se viralizó su foto con Trump en ese mitin de marzo, ha recibido insultos y amenazas.

Ante ello, dice que le parece una tristeza que en Estados Unidos uno sea criticado por expresar cierto apoyo o no pueda ir a un evento con alguna persona por miedo a agresiones.

“Después del mitin me empezó a venir mucha gente hispana y me dijeron: ‘Si decimos que vamos por Donald Trump, nuestras familias se enojan y nos empiezan a insultar”, afirmó la sonorense, quien vive en Arizona desde sus 19 años.

“Nadie me puede quitar que soy mexicana y que amo a México, aunque la gente diga lo contario simplemente porque fui a ver a Donald Trump. Hay que darle una oportunidad, siento que va a hacer muy buen papel porque es una persona que dice las cosas así como son”, concluyó.

Rivas, quien recalca que no representa a todos los latinos, no es la única en criticar la reacción de otros hispanos.

Marco Gutiérrez, nacido en Jalisco y fundador del grupo Latinos por Trump, también dice que se ha sentido vulnerado por su respaldo al magnate.

“Me dicen racista y México no es una raza. Yo soy moreno y me han discriminado mil veces más los mexicanos blancos que los blancos de Estados Unidos. Te quitan tu identidad porque sigues a Trump, porque votar por Trump (para ellos) sería perder tu identidad. Psicológicamente nos han acorralado”, manifestó.

El jalisciense, quien ahora vive en California, ha sido particularmente criticado por comentarios que hizo sobre una supuesta dominación o falta de integración de la cultura mexicana en el país vecino.

En un programa de televisión dijo que si no se hacía nada al respecto, Estados Unidos acabaría teniendo puestos de tacos en cada esquina, o #TacoTrucksOnEveryCorner.

Preguntado por estas declaraciones, Gutiérrez dijo que se le malentendió.

“Cuando Obama tomó la presidencia, aprobó nuevas leyes regulatorias de todas las industrias (…) La sobrerregulación, el alto costo de los permisos, nos lleva al negocio de tianguis, el cual no se puede regular. Si gana Hillary, esto se incrementará a un nivel desastroso”, afirmó Gutiérrez.

En esa línea, el jalisciense dice que la razón principal de su apoyo a Trump es por sus políticas económicas.

“Trump si ha sido mi inspiración para mí en el sector de negocios (…) Creció y se hizo millonario a trancazos, a golpes, peleando con contratistas, peleando con medio mundo”, aseguró Gutiérrez, ciudadano estadounidense desde 2003.

“Se va enfocar más en los negocios internos. Es un motivador profesional. Siento que va a activar Estados Unidos y a ponerlos nuevamente como un ejemplo a seguir”, añadió.

Pese a su respaldo a Trump, Gutiérrez cree que promesas como las del muro y el que México lo vaya a pagar no son más que habladuría electoral.

“Es pura propaganda barata”, sentenció el jalisciense.

Rivas, por su parte, celebra la propuesta de mayores controles fronterizos, pero descartó que el País vaya a costear las medidas.

“(Enrique) Peña Nieto está comprando propiedades para él, qué va a andar pagando el muro. No sé quién lo tendrá que pagar, pero sí que es una buena idea que se haga el muro, porque hay que cuidar esta nación”, expresó.

Betty y Marco también coincidieron en que la visita de Trump a México fue buena.

“Mucha gente no quiere a Peña Nieto, pero para mí fue un orgullo ver que mantenía una postura pasiva. Él sabe que si se pone a pelear va a ser peor”, sentenció Gutiérrez.

“Hay gente que dice que fue una ofensa que Peña Nieto lo recibiera. Pero he escuchado de muchos mexicanos que están inconformes con su Gobierno. ¡¿Cómo se pueden ofender porque va Donald Trump si más ofendidos no pueden estar de tener ese Presidente que tienen?!”, cuestionó Rivas.

About the author

Mario Martínez
Reportero Multimedia. Lic, en Periodismo y Comunicación Colectiva,

Comentários no Facebook