Dirigirá mexicano comité de ONU

Dirigirá mexicano comité de ONU

Los expertos independientes del Comité contra Desapariciones Forzadas de la ONU eligieron al mexicano Santiago Corcuera Cabezut como nuevo presidente del organismo.

Corcuera Cabezut tendrá a su cargo la labor de presidir sus trabajos del comité durante los próximos dos años.

Al abrir la sesión hoy en la que se encontraba la Alta Comisionada Adjunta Kate Gilmore, los integrantes del Comité designaron por consenso a Corcuera como su presidente, quien sucede en el cargo al eminente experto independiente Emmanuel Decaux.

Corcuera agradeció a los integrantes del Comité por haber depositado su confianza en él para suceder a Decaux, a quien consideró una de las mentes más brillantes sobre derecho internacional de derechos humanos, lo que representa un doble compromiso para “llenar sus zapatos”.

El Comité es responsable de vigilar que los Estados parte cumplan con lo establecido por la Convención sobre Desaparición Forzada.

Corcuera, además de expresar su agradecimiento y el desafío que su nueva labor representa, subrayó que la razón de ser de este Comité se debe a las víctimas de este flagelo en todo el mundo ya que sin ellas y su trabajo incansable ni el Comité ni la Convención existirían.

“No estaríamos aquí sin los familiares de los desaparecidos”, dijo Corcuera a REFORMA minutos después de recibir su nuevo mandato ante el Comité que sesiona en el Palacio Wilson sede del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos en Ginebra.

“Sobre todo la razón de nuestro trabajo colectivo y mío en lo personal es para las víctimas de desaparición en todo el mundo, porque es para ellas que este instrumento internacional existe.

“Las víctimas consideran que este es un medio que debería proporcionar soluciones a la problemática de la desaparición forzada y de ahí por qué es tan importante el llamado a que todos los estados lo ratifiquen”, subrayó.

“Esta Convención debería universalizarse, debería ser tan universal como la (Convención) de los Derechos del Niño porque la práctica de la desaparición forzada es inadmisible para todos los países del mundo, así que es por las víctimas y en virtud de ellas que este instrumento y esta Convención, es para ellas y por ellas que trabajamos con alma , vida y corazón”, expresó.

Por su parte, Gilmore, la Alta Comisionada adjunta de la ONU para Derechos Humanos, durante la sesión también llamó a los estados a ser parte de dicha Convención incluso si en sus territorios este flagelo no es una práctica recurrente.

Hasta ahora, sólo 52 Estados son parte de este tratado y 96 son signatarios.

México es parte de la Convención sobre Desaparición Forzada, sin embargo, no ha reconocido la competencia del Comité para atender y recibir comunicaciones de casos individuales.

“Puede haber muchas explicaciones para no ser parte de la Convención, pero no hay ninguna disculpa ni justificación para no ser parte de ella”, dijo Gilmore.

Corcuera coincidió con esta declaración y ajustó que se debe fomentar un mayor reconocimiento de los estados parte de la competencia del Comité para atender casos individuales.

“Esto se aplica tanto a los países que no han querido ratificar o adherirse al tratado, como aquellos países que aun siendo parte del tratado no han reconocido la competencia del Comité sobre comunicaciones individuales”, señaló.

“Quiere decir que las víctimas deben tener una instancia adicional a las instancias nacionales en caso de que la justicia nacional no funcione, por ello las víctimas deben tener opciones internacionales, no importa si un país ya es parte de otros tratados, una ventana más siempre es una ventana más de esperanza para las víctimas y hay que dejar que la víctima elija a qué instancia acude”, argumentó.

“Yo también creo que puede haber muchas explicaciones para no ser parte de la Convención, pero pero no hay ninguna justificación para no serlo”, reiteró Corcuera coincidiendo con lo dicho por Gilmore.

About the author

Mario Martínez
Reportero Multimedia. Lic, en Periodismo y Comunicación Colectiva,

Comentários no Facebook