Narco acaba con la pasividad de Oaxaca

Narco acaba con la pasividad de Oaxaca

La disputa por la “plaza” de Oaxaca entre diferentes bandas delictivas, ocasionó que la localidad ubicada al suroeste de México, pasara de un apacible lugar turístico a un foco de atención debido al aumento de ejecuciones relacionadas con el crimen organizado, como lo reconociera el mismo gobernador del Estado, Gabino Cué Monteagudo.

La cercanía de la región de la Cuenca con Veracruz –tierra dominada por Los “Z”-, dijo el Fiscal General, Joaquín Carrillo Ruiz provocaba un efecto cucaracha, debido a que asesinaban a personas en tierras jarochas y los tiraban del lado oaxaqueño, o los delincuentes que operaban en Veracruz se refugiaban de este lado y acá los ejecutaban.

Tiempo después, comenzaron ha aparecer mantas en diferentes puntos de Tuxtepec advirtiendo la entrada del Cártel de Sinaloa a la región, sin embargo las autoridades hicieron mutis y los asesinatos aumentaron.

Del lado del Istmo, región con más delitos de alto impacto en años pasados, comenzó a ser igualada por la Costa, donde los asaltos a turistas y secuestros se multiplicaron. Al interior de las corporaciones policiacas trascendió que integrantes del Cartel del Golfo estaban en la zona.
La estela de Sangre llegó a los Valles Centrales y la Fiscalía sigo negando la presencia del crimen organizado en la ciudad, pero los asesinatos con fusiles de guerra y armas de uso exclusivo del ejército hacían pensar otra cosa.

Confirman bandas delictivas en Oaxaca

La captura de unos secuestradores y asesinos en la Mixteca durante el mes de enero por parte de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) en coordinación con elementos de seguridad de Guerrero, confirmó que integrantes del cártel de “Los rojos”, operaban en la entidad, incluso hubo un fuego cruzado entre policías y delincuentes para intentar rescatar a los detenidos.

Sin embargo a finales del mismo mes, el asesinato de una familia, incluido un bebé de siete meses de edad, al salir de un restaurante en céntricas calles de Pinotepa Nacional, hizo que los ojos del mundo se pusieran en tierras zapotecas.

Luego de investigaciones, se determinó que la familia ejecutada acompañaba al jefe de plaza de la zona, y al momento de que un grupo contrario lo intentó ultimar perdieron la vida.

Pasaron los días y los medios internacionales, incluso embajadas recomendaron evitar visitar Oaxaca, fue hasta el décimo día después del macabro crimen, cuando en una casa lujosa ubicada en Santiaguito Etla, comunidad ubicada a 20 minutos del centro trasladándose en vehículo, encontraron escondidos a los sicarios responsables del terrible hecho.

La Fiscalía presentó a Juan Antonio López López, Arturo Arzate Vargas y Oscar Silver Idael, como presuntos responsables de ese y otra docena de homicidios, además de pertenecer al grupo contrario a “Los Rojos”, llamados “Guerreros Unidos”, cárteles que disputan la zona donde fueron desaparecidos los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Caso cerrado pero la herida abierta

Al respecto, Carrillo Ruiz y el gobernador del estado, expresaron su preocupación pero de cara a un proceso electoral para elegir gobernador, presidentes municipales y diputados locales, la violencia no ha dado tregua principalmente en Tuxtepec, el Istmo, la Costa y los Valles.

También las cámaras de comercio y la IP, exigieron a las autoridades les garanticen mayor seguridad para poder invertir en la entidad.
Por su parte la sociedad civil vive en la incertidumbre y teme que la presencia de capos de alto poder, como el hermano de Joaquín el “Chapo” Guzmán, internados en el penal de Mengolí, en la Sierra Sur, están relacionados con el aumento del crimen y ejecuciones.

Comentários no Facebook