Entre acarreados, hijo de Murat se registra como candidato de “unidad” del PRI en Oaxaca

Entre acarreados, hijo de Murat se registra como candidato de “unidad” del PRI en Oaxaca

IMG_7234

“¡Sí se puede!”, coreó Alejandro Ismael Murat Hinojosa después de quedar registrado como candidato de “unidad” del PRI a la gubernatura del estado.

Acompañado del ulisista Alejandro Avilés Álvarez y sus excontendientes Samuel Gurrión Matías y Mariana Benítez, el hijo del exgobernador José Murat Casab llegó a la sede de su partido –atiborrado de acarreados– para registrarse ante la comisión estatal de procesos internos.

Minutos antes Murat Hinojosa salió del mercado zonal de Santa Rosa rumbo a las oficinas del PRI, en una comitiva encabezada por bandas de música y mujeres ataviadas de trajes regionales y canastas de flores con el nombre de su candidato.

Con él iban también cientos de agremiados de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Sindicato Libertad, Confederación Nacional Campesina (CNC) y Confederación Nacional Obrero Popular (CNOP), que provocaron un caos vial con sus camiones de volteo, tráileres y mototaxis en los que se desplazaron para acompañar al abanderado tricolor.

Al contingente priista se sumó el exgobernador de Quintana Roo, Joaquín Romero Hendricks, en representación del líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

A la entrada de la sede del Revolucionario Institucional los esperaba ya la diputada local Emilia García Guzmán, quien se visitó de mazateca para hacer una limpia con incienso y yerbas a su candidato, y los mixtecos “tatamandones” (consejo de ancianos) se colocaron a un costado para mostrarle su apoyo.

Además de Emilia García, las diputadas Lilia Mendoza y Marta Escamilla también presumieron sus trajes autóctonos, no obstante que mantienen en la congeladora una iniciativa que reconoce los derechos de los indígenas.

En la sede priista, a los acarreados les regalaron camisetas con el rostro de Murat Hinojosa o con consignas de apoyo, mientras que las “élites” portaban camisas blancas de marca y guayaberas con el nombre bordado del candidato.

Eufórico, el hijo del exgobernador entregó su carpeta de registro, se tomó selfies con sus simpatizantes y agradeció a sus contrincantes que “declinaron” a su favor. Al acto de registro no asistieron el ulisista Eviel Pérez Magaña; el alcalde de esta capital, Javier Villacaña; el excolaborador de Gabino Cué, Alfonso Gómez Sandoval, y el expresidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani.

Los que sí llegaron fueron varios de los excolaboradores de José Murat Casab, entre ellos el exsecretario de Finanzas, Flavio Bailys Gaxiola; Jorge Bustamante, quien traicionó a Diódoro Carrasco para sumarse al equipo del exgoberndaor; el exdiputado Juan José Moreno Sada, y Germán Espinosa Santibáñez, director general del Colegio de Bachilleres de Oaxaca.

También asistieron el porro y actual diputado Fredy Gil Pineda Gopar; el diputado Cándido Coheto Martínez, quien fue acusado de un crimen en Misistlán de la Reforma, y el exsecretario de Salud en el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz, Martín Vásquez Villanueva, acusado del delito de peculado por un presunto desvío de más de 700 millones de pesos, según consta en la averiguación previa 69/V.G/2011.

Al concluir su registro, el candidato del PRI emitió un discurso y dijo que la coalición que llevó a Gabino Cué al poder hundió a Oaxaca en el fracaso, no obstante que su padre apoyó al actual gobernador para evitar que Ulises Ruiz se perpetuara otro sexenio con Eviel Pérez Magaña.

Murat Hinojosa dio las gracias al “gobernador Hendrix” y a todos los que “hoy están convocados a la historia de Oaxaca”.
Añadió: “Hoy arranca una nueva página en la historia de Oaxaca para que junto a los medios de comunicación con nosotros empiecen a ser testigos y cómplices de la transformación.

Terminó el juego anterior y hoy empezó la selección y hoy somos todos. Hoy, ante los ojos de la historia, tenemos que empezar a medirnos con la realidad, una realidad poco alentadora que nos obliga a trabajar y doblar el esfuerzo para marcar el rumbo”.
La alianza que se fundó en la mentira, que ganó elecciones pero no se tradujo en bienestar para nuestras familias, dijo, “nos obliga a no ser omisos y cómplices de ese pasado de fracaso. Hoy ya basta, que sí se puede”.

Prosiguió: “Hay que decir qué estado queremos: si seguir con un gobierno que no ha podido reducir más allá del 70 % la cobertura de salud, un gobierno donde ganamos 40% menos ingresos que en el país, un gobierno sumido en la desesperanza.

“Yo soy de la cultura del sí se puede. Sí se puede tener un ingreso y empleo dignos, sí se pueden construir las autopistas de 100 kilómetros que ellos (el gobierno de Gabino Cué) no han podido lograr”, puntualizó.

Ante el cerco priista fue imposible acercarse al candidato para entrevistarlo, pero el portal noticiasnet.mx resaltó que Alejandro Ismael Murat Hinojosa se negó a hablar sobre las acusaciones periodísticas en las que le atribuyen propiedades a nombre de su esposa, Ivette Morán, en UTA, Estados Unidos.

“¡Alejandro!… ¡Alejandro!… ¿Qué nos puedes decir de tus propiedades en Utah?”, cuestionaron los medios de comunicación. En respuesta, el aspirante a gobernador desvió la mirada y se tomó fotos con los asistentes al evento.

Luego se le preguntó por qué no asistieron a su registro Eviel Pérez Magaña, Javier Villacaña Jiménez y Alfonso Gómez Sandoval, tres de los siete priistas que firmaron el pacto de unidad. Nuevamente Murat Hinojosa hizo mutis.

Finalmente el precandidato priista se comprometió a ganar la gubernatura y terminar la supercarretera Oaxaca-Costa, que se inició hace 17 años, justo en la administración de su padre José Murat Casab.

Comentários no Facebook